Logotipo

EL COMERCIO DE PECES DE ACUARIO CRIADOS EN CAUTIVIDAD: situación actual


Texto: Ángel Garvía ©

Fotografías: José Luis Bello©, Victoria Gaitán ©, 

Ángel Garvía © y  Juan Carlos Palau Díaz©.

Los peces que mantenemos en nuestros acuarios tienen dos posibles orígenes: haber sido pescados o criados en una instalación de piscicultura. Pero en el marco social actual, tanto desde un punto de vista económico, ecológico o incluso ético, resulta inviable pretender sostener eternamente el mercado de peces ornamentales, - es decir comercializados para acuario -, sólo con capturas de peces silvestres en su hábitat natural. Sin lugar a dudas, el futuro del comercio de peces ornamentales pasa por obligación por basarse en los ejemplares criados en cautividad, eliminando o reduciendo al mínimo el número de ejemplares pescados. En el mercado actual, la proporción entre ejemplares pescados y criados en acuario es totalmente diferente dependiendo si se trate de peces marinos o continentales. El término continental incluye los peces de agua dulce y salobre.  La situación es totalmente diferente en ambos sectores de la acuariofília. Mientras en peces continentales la cría en cautividad es una realidad comercial totalmente establecida y mayoritaria, la comercialización de peces marinos criados en cautividad es un tema minoritario, podríamos decir que casi elitista, pero sin duda apasionante y de plena actualidad. A continuación se comenta la situación actual en los tres tipos de peces.

PECES DE AGUA DULCE

Se estima que en peces de agua dulce que el 90% de los ejemplares de especies tropicales y subtropicales que se comercializan para acuariofília han sido criados en cautividad. Esta cría se lleva a cabo en la propia región geográfica de donde son originarios los peces, y se denomina entonces cría in situ, o en otras regiones alejadas de su distribución natural, lo que conoce como cría ex situ.  En ambos casos las instalaciones de cría de piscicultura pueden ser estanques de piscicultura al aire libre o acuarios en sistemas cerrados. Se puede establecer alguna pequeña diferencia según las condiciones de su mantenimiento en acuario. Prácticamente el cien por cien de las especies de agua dulce que se comercializan para agua fría y estanque, básicamente ciprínidos y similares, se cultivan en piscicultura en estanque. Al no requerir tanto aporte energético (calor) estas instalaciones de cría industrial se han establecido en zonas geográficas muy diversas. En nuestro país ha estado operativa al menos una instalación para cría comercial de   carpa koi. La producción de especies tropicales y de agua templada requieren una aporte energético que hace que las instalaciones se localicen preferentemente en la propias zonas de

las que son originarias o en zonas con clima similar; como ocurre en el sudeste asiático, en donde se crían de modo industrial con fines ornamentales especies asiáticas, pero también americanas y africanas. Aunque también se han establecido con éxito instalaciones de piscifactoría ornamental ex situ en zonas climáticamente muy diferentes, como la República Checa o Israel.

En España han funcionado algunas instalaciones para producción de peces ornamentales con diferente suerte, tanto a nivel industrial como de carácter más artesanal con discos, escalares, gupis, etc.

Este dato, 90% de lo comercializado es nacido en acuario, es aplicable a prácticamente todos los grandes grupos de peces de agua dulce de interés ornamental, es decir: ciclidos, ciprínidos, siluriformes, viviparos, anabantoideos, caraciformes, etc. El 10% restante que queda del volumen total comercializado está constituido en la actualidad por ejemplares salvajes, es decir pescados en su hábitat natural.  Son principalmente especies para las que no resulta viable la cría industrial, ya sea porque no es rentable, por no haberse logrado reproducir en acuario o por ser especies nuevas en el mercado, raras o de reciente descripción y aún sin producción industrial estable. Así sucede con algunas especies de mormíridos, coridoras, cíclidos enanos, lorícaridos (como los famosos números-L), rayas de agua dulce, arowuanas, etc.  También existen casos en que se mantiene un mercado de ejemplares pescados por motivos singulares, como por ejemplo la existencia de un sistema de pesca sostenible bien establecido como ocurre con el pez cardenal, Paracheirodon axelrodi, gracias entre otras  iniciativas al Proyecto Piaba. 

PECES DE AGUA SALOBRE

El mercado ornamental de especies de peces de agua salobre es mucho más limitado, pero es perfectamente válido lo comentado para peces dulceacuícolas. Así ocurre por ejemplo con los géneros de scat Scatophagus spp. y Selenotoca spp.) y peces ángel malayos Monodactylidae (Monodactylus spp.).

PECES MARINOS

Aquí la situación es totalmente diferente si exceptuamos las especies de agua salobre que, de adultas, pueden mantenerse en instalaciones marinas, y que en realidad son criadas en cautividad y comercializadas como peces tropicales de agua dulce. Se calcula que la cuota de mercado de ejemplares marinos reproducidos en cautividad es muy baja, en torno al 1%, y además con dos características que reducen aún más su impacto comercial. Por un lado aún son muchos los países en los que no existe prácticamente mercado de peces marinos criados en cautividad y, por otro, en donde existe el número de especies criadas es muy pequeño y únicamente pertenecen a un reducido grupo de familias.

La realidad es que aproximadamente un 99% de los ejemplares comercializados son pescados; pero también es real una evidente tendencia al alza en la demanda de especímenes criados en cautividad, tanto por parte del cliente final (acuariófilos y acuarios públicos) como por una parte del sector industrial. Promovidas por entidades comerciales y de otro tipo ya existen actualmente, en diferente grado de desarrollo, numerosas iniciativas para cultivar peces marinos como alternativa a la pesca para acuario. Es muy difícil saber con seguridad cuantas especies de peces marinos con interés ornamental se han logrado reproducir en cautividad; aunque sí es posible establecer a que géneros y familias suelen pertenecer las que se han logrado comercializar con fines ornamentales. En este campo podemos diferenciar dos grupos.

Por un lado aquellas especies que únicamente tienen interés ornamental para grandes instalaciones y acuarios públicos, principalmente debido a su gran tamaño.

Es el caso de ciertas especies de lutjánidos, haemúlidos y espáridos que se emplean como fauna acompañante en grandes tanques de tiburones, pero también de diversos tipos de tiburones reproducidos en cautividad, como por ejemplo el tiburón gris (Carcharinus plumbeus) en el Zoo-Aquarium de Madrid, los  tiburones cornudos o tiburones cerdo (género Heterodontus), tiburones junco o bambú (géneros Chyloscyllium y Hemiscyllium) y pintarrojas y gatos del coral (géneros Atelomycterus, Poroderma y Scyliorhinus).

Por otro lado están aquellas especies de interés para acuariofilia marina a nivel de aficionado de las que se comercializa, o se ha llegado comercializar en algún momento, ejemplares criados en cautividad.

A pesar de que su disponibilidad puede variar mucho según el país donde se resida y que es un lista difícil de consensuar, doy a continuación un listado de los géneros más importantes en este tema, agrupados por familias, y con una valoración aproximada del número de especies criadas en acuario comercializadas extraída de stocks-list de mayoristas e información bibliográfica.  

Familia Pomacéntridae.- Más de una docena de diferentes especies de peces payaso de los géneros Premnas y Amphiprion, e incluso algún hibrido y variedades de coloración. Ocasionalmente alguna especie de peces damisela, por ejemplo del  género Chrysiptera.

Familia Pseudochromidae.- En torno a una docena de especies, incluyendo por lo menos un híbrido, de meros enanos de los géneros Pictichromis y Pseudochromis.

Familia Gobiidae.- Al menos ocho especies de gobios y algún híbrido de cómo mínimo tres géneros distintos: Elacatinus, Gobiodon y Cryptocentrus.
Familia Syngnathidae.- Media docena de especies de caballitos de mar del género Hippocampus. Su inclusión en el apéndice II del convenio CITES ha potenciado el comercio de ejemplares criados en cautividad, aunque actualmente está más difundido entre  grandes acuarios públicos que entre mayoristas.
Familia Apogónidae.- Una especie de apogón o pez cardenal de cada uno de los tres géneros siguientes: Sphaeramia, Apogon y  Pterapogon.
Familia Bleniidae.- Alrededor de media docena de especies de blenios del género Meiacanthus.
Familia Callyonymidae.- Como mínimo dos especies y una variedad cromática de peces mandarín del género Synchiropus.
Familia Plesiopidae.- Del género Assessor  al menos dos especies.
Familia Opistognáthidae.- Una especie del género Opistognathus en el mercado norteamericano.

Es de esperar que este listado se amplíe, de hecho debe estar ampliándose en estos precisos momentos, con algunos géneros de peces ángel (Centropyge spp.), peces hada (Gramma spp.), peces pipa y peces aguja (Doryrhamphus spp. y Corythoichthys spp.), etc.; así como otros géneros de gobios, apogones, etc.

 BIBLIOGRAFIA.

Bengoa, V. 2007. Cardenal de Bangai, un pez único. Acuario Práctico 65.
Cid, J.M. 2005. El desarrollo de las diminutas larvas de peces marinos. Acuario Práctico 59.
Cid, J.M. 2010. Desarrollando larvas de caballito de mar: una experiencia práctica con Hippocampus kudae H. reidii. Acuario Práctico 80.
Contreras, J.A. 1998.  “Mantenimiento y cría de Pteroapogon kauderni en cautividad”. Acqua life 25.
Eichhloz, I. 1999. “Crytocentrus cinctus”. Aqua passion 4.
Fenner, B. 1997. Breeding marine fishes at home. www.wetwebmedia.com .
Fenner, B. 2003. Breeding captivity ornamental marine fishes.. www.wetwebmedia.com .
Fernández, M. 2006. Reproduccion Amphiprion ocellaris.  http://www.e-coralia.com/portal/peces/01.htm
Froese, R. & Pauly, D. Editors. 2012. FishBase. www.fishbase.org, version (02/2012).
Garvía, A. 2004. “Principales familias de peces marinos de interés ornamental criados en cautividad con fines comerciales”. Acuario Práctico 53: 50-56.
Garvía, A. 2005. “Comercialización de peces marinos ornamentales criados en cautividad: el futuro por obligación”. Acuario Práctico 52: 50-55.
Garvía, A. y Equipo Aquamar. 1997. "Pteroapogon kauderni, un recién llegado a la acuariofilia". Aquamar 73.
Garvía, A. y Guerrero, A. 2001. “Opistognathus aurifrons: el pez mandíbula de cabeza amarilla”.  Acqua life 38.
González, J. 1999. “Introducción al mantenimiento de un curioso pez cardenal: Pterapogon kauderni”. Aquamar 78.
González, J. 2000. Acanthochromis polyacanthus: una damisela poco conocida. Acqua life.
Michael, S.W. 2004. “Basselts, grammas and dottybacks”. Aquarium Fish International 12/2004. Magazine online aquariumfish.com.
Olivetti, I. et al. 2011. Advances in Breeding and Rearing Marine Ornamentals. Journal of the World Aquaculture Society Volume 42, Issue 2, pages 135–166,  http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/j.1749-7345.2011.00453.x/pdf
Ospina-Salazar, G.H. y cols. 2011. Peces marinos ornamentales, una alternativa de producción sostenible. Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras.  http://www.invemar.org.co/noticias.jsp?id=4559&idcat=106
Roche, M. 2010. “Mantenimiento de signátidos”. Curso Monográfico Manejo y Mantenimiento de Peces e Invertebrados Marinos. Zoo-Aquarium Madrid.
Sáez, M. 1998. Reproducción en cautividad de peces marinos tropicales. Acqua life 28.


AGRADECIMIENTOS: a José Luis Bello, Victoria Gaitán y Juan Carlos Palau Díaz por sus fotografías


Sobre el autor:    Ángel Garvía

 

Biólogo de formación, ha trabajo para diferentes empresas importadoras y minoristas de acuariofilia;

especializándose en patología de peces de acuario. Desde hace años compagina su actividad

profesional en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) con la acuariofilia. Fue vocal

de la junta directiva de la AEA y redactor del boletín en la década de los 90 y es profesor habitual en los

cursos de la AEA. Ha sido redactor de varios revistas de acuariofilia (Aquamar, Acqua life, Acuario

Práctico, etc.) y tiene publicados más de 200 artículos en revistas, boletines y webs especializadas, así

como varios libros, incluida una guía sobre  enfermedades de peces de acuario.