Logotipo
Carnegiella strigata

Autor de la foto

Archivo AEA

Carnegiella strigata

Ficha

69

Autor

(GÜNTHER, 1864)

Autor de la Ficha

Pablo Siebers

Orden

Characiformes

Familia

Gasteropelecidae

Sinonimos

Carnegiella strigata fasciata, C. s. vesca, C. vesca, Gasteropelecus strigatus,

Nombre común

Pez hacha de mármol

Tamaño

4 cm.

Procedencia

Sudamérica: Iquitos, Perú

Primera importación

1910, F.Meyer, Hamburgo

Dimorfismo sexual

Inexistente.

Forma de vida

Los peces hacha viven en cardumenes en los cursos medios de ríos y riachuelos selváticos. Son tranquilos y pacíficos, pero pueden nadar a gran velocidad e incluso ascender y salirse fuera del agua despistando, de esta forma, a sus depredadores. Sin embargo, generalmente están "quietos" en la corriente y entre plantas plegadas sobre la superficie."

Mantenimiento

Las hachas debemos mantener siempre en grupos de al menos 5 ejemplares. En un acuario comunitario alargado, con acompañantes pacíficos, pueden ocupar la parte cerca de la superficie. Allí, debemos proporcionarles algo de corriente en el agua y plantas para que se sienten protegidas. Como las plantas flotantes son llevadas por la corriente, están más apropiadas las cintas o tallos de otras, que se pliegan en la superficie. Temperatura 24 a 28ºC, pH 5,5 a 7,5, dGH hasta 20º. Las hachas son muy sensibles a la enfermedad del punto blanco, por lo cual, es muy recomendable mantenerlos en cuarentena durante quince días, antes de introducirlos en un acuario con otros peces. Los peces hacha del género Carnegiella se distinguen de los del género Gasteropelecus por su menor tamaño y la ausencia de la pequeña aleta adiposa.

Alimentación

Las pequeñas moscas de la fruta (Drosophila melanogaster) son la comida viva por excelencia para estos peces. También larvas de mosquitos vivas o congeladas y alimento comercial para peces tropicales peces carnívoros.

Reproducción

Con una buena comida viva (Drosophilas y larvas de mosquito negras) las hembras llegan con frecuencia a tener huevos. Esto, observamos por el abultado vientre e incluso viendo los huevos a través de la piel. Llegado a este punto podemos intentar la reproducción en un recipiente de puesta donde sobre todo la superficie debe ser amplia. Agua blanda (máximo 5º dKH) con pH entre 5,5 y 6,5 y una buena circulación es necesaria. También debemos procurar una oscuridad tal, que apenas podemos ver los peces. Algunos autores recomiendan además un oscurecimiento del agua a base de extracto de turba. Los peces hacen un juego amoroso muy movido con una natación a gran velocidad y saltos fuera del agua. Después desovan en grupo entre las plantas de hojas finas o raíces de helechos flotantes, aunque la mayoría de los huevos caen al fondo. A continuación debemos retirar los peces. Los huevos eclosionan después de unas treinta horas, pero los alevines tardan hasta el quinto día en nadar. Primero debemos alimentarles con rotíferos y paramecios y a partir del séptimo día desde que nadan los alevines empiezan a aceptar también nauplios de artemia.

Observaciones